ACTIVIDADES ACADÉMICAS

Promueve la Ibero acciones de justicia social Seminario Internacional Thizy por el Bien Común

Escrito por Adela Salinas

Publicado: 06 de febrero de 2019
Descargar en PDF
Regresar a Actividades Académicas

Con el fin de crear conciencia y acciones sociales que combatan la desigualdad en México, nació el Seminario Internacional Thizy por el Bien Común, el cual se inauguró en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México el 1 de noviembre de 2018.

El proyecto, tan amplio para dar cabida a nuevas investigaciones, talleres, conferencias, congresos, publicaciones y programas de participación social para los alumnos de licenciatura y posgrado que sean de beneficio para una sociedad más justa, incluyente y pacífica, ha motivado a la Ibero a ser puente de acciones y punto de convergencia para lograr sus propósitos.

Como directora de la Dirección de Servicios para la Formación Integral (DSFI) de la Ibero, la Dra. Mariana Sánchez Saldaña, dio por inaugurado el evento y describió al Seminario Internacional Thizy por el Bien Común como un promotor de reflexión multidisciplinaria que “ayuda a romper la indiferencia, invita al compromiso social y construye una comunidad humana que opta por el bienestar de todos”, pues hoy más que nunca, se necesita: “amor en un mundo egoísta e indiferente, justicia frente a tantas formas de injusticia y exclusión, paz en oposición a la violencia, honestidad frente a la corrupción, solidaridad en oposición al individualismo y la competencia, sobriedad en un mundo basado en el consumismo, contemplación y gratitud en oposición al pragmatismo y al utilitarismo, verdad como algo propio de la realidad que pretendemos alcanzar y servir, libertad que posibilita la expresión total del ser humano. En este propósito y en este espíritu de transformación social, la reflexión sobre el bien común es central”.

La Dra. Mónica Chávez Aviña, Coordinadora del Área de Reflexión Universitaria de la DSFI, dio la fundamentación académica, docente, de investigación, difusión del conocimiento y de inserción que se observa en el ideario de la Ibero. Expresó su deseo de que esta comunidad educativa se convierta en una voz activa que dialogue con la sociedad y contribuya paulatinamente a que la conciencia colectiva de la nación sea más humana y justa.

“Las actividades académicas tendrán ejes temáticos. El primero es la dignidad humana, derechos humanos, desarrollo, equidad, justicia y paz, convivencia solidaria y ecología integral en el espíritu de la Encíclica Laudato si.

“Nuestro país vive momentos de injusticia, desigualdad social y, sobre todo económica, que nos demanda la impartición de la justicia jurídica y social, y cuando hay violencia, la justicia transicional, restaurativa y compasiva para así buscar la reconciliación necesaria para nuestro bien común”-

En el evento se trató el tema de la justicia y de los valores como el respeto y la solidaridad, así como de la recuperación del individuo y su relación con la sociedad. Participaron Raúl González Schmal, Licenciado en Derecho, especialista en Derecho Eclesiástico y autor de varios libros y artículos sobre el tema; Víctor Pérez Valera, S.J. Doctor en Teología, Licenciado y Maestro en Derecho, conferencista en congresos nacionales e internacionales, experto en eutanasia y bioética, y escritor de numerosos libros y artículos; y Lucila Servitje Montull, Maestra en Teología Fundamental y en Desarrollo Humano, así como Licenciada en Ciencias Religiosas.

El Dr. González Schmal dijo que es urgente la reflexión teórica y la participación activa para el desarrollo en el país, con la idea de descartar la noción individualista del bien común, pues representa un valor de conjunto.

“Según esto, entre el bien común y el bien particular no existiría diferencia alguna, sino tan sólo una diferencia numérica. A esta ideología se adhiere el liberalismo expuesto por Jeremías Bentham, quien postulaba: ‘El mayor bien posible para el mayor número posible de individuos’”.

Habló de la relación entre el Estado, la sociedad colectiva e individual. Dijo que el bien común se sitúa por encima del bien individual y favorece el valor de conjunto, que el mal común es el conjunto de condiciones que dificulta el desarrollo de los individuos de la sociedad y que los totalitarismos hacen creer que el individuo está para servir al Estado y no al revés. “Los dictadores toman y controlan la conciencia de la gente empezando por la niñez”. Así, para establecer un orden social, señala, no se puede prescindir del derecho, pues es el que da un orden jurídico.

El Dr. Pérez Valera se enfocó más en la educación y los Derechos Humanos, pues, dicho por él, constituyen el fundamento del bien común, expresan la exigencia fundamental en la sociedad y ayudan a garantizar los derechos de los más pobres y vulnerables en el país. En ese sentido, resalta, como un imperativo, el saber escuchar y dice que ante la violencia generalizada urge en este país el antídoto del bien común, pues tiene un principio de solidaridad entre la persona y la sociedad y es creado no por un decreto ni por un discurso, sino por el respeto a la persona humana.

Sobre la educación, platicó: “Tuve la suerte de ser invitado a dar una conferencia sobre el bien común a 5 mil maestros de la SEP del estado de Jalisco. Esta organización tenía una semana con el fomento de los valores. Se daba en el Hotel Hilton porque era el único lugar donde cabían todos los profesores de Primaria y Secundaria, Preparatoria del Estado de Jalisco Y la temática era, como lo habíamos especificado, muy atrayente y muy importante. Creo que uno de los aspectos para fomentar en la práctica este bien común, es empezar desde la niñez, desde la Primaria y más aún, antes, desde la familia, por eso veo de enorme importancia este seminario permanente que espero que va a tener una enorme repercusión.

Dijo que toda sociedad debe tener cierto grado de estabilidad y dinamismo, y proteger también a los individuos y a la sociedad. “El bien común y la justicia social no se pueden separar”, entonces explicó que el derecho tiene que guiarse por las líneas generales de la moral del bien común.

“La justicia y la rectitud son fundamentales (…) Una sociedad que no tiene justicia, está desquiciada (…) Somos seres sociales por naturaleza y tenemos que ver por el bien social. A quien no le interesa el bien de la sociedad no le interesa el individual”.

La Maestra Servitje Montull, también fundadora y vocal del Núcleo Coordinador de Acción Ciudadana frente a la Pobreza y Presidenta del Instituto de la Doctrina Social Cristiana en México, abordó el tema desde la teología y el pensamiento social cristiano. Dijo que el bien común es el punto de apoyo de la enseñanza de la doctrina social de la Iglesia: “Es el segundo que se menciona inmediatamente después de la dignidad de la persona humana porque justamente de la dignidad, unidad, igualdad de todas las personas es de donde se deriva la evidente necesidad de un principio de bien común”.

Habló de la condición precaria y finita, así como de la responsabilidad de todo ser humano, incluyendo a los niños de preescolar y las personas con discapacidad física o mental no profunda y hasta las personas que han cometido errores, en la construcción del bien común que, visto por la Teología, es el don y la tarea, la Gracia y la misión.

“… hay personas que han cometido errores gravísimos, pero que esos errores tan graves fueron en gran parte desde la ignorancia o desde la incapacidad. Y esas personas, a mi parecer, también son para nosotros maestros del bien común, en un sentido de que podemos reconocer y oponernos a eso, también desde ahí y desde nuestros propios errores y limitaciones tenemos posibilidades de acercarnos y de poder construir el bien común.”

Habló del bien común como el punto de apoyo en la doctrina de la Iglesia e hizo énfasis en la solidaridad y la subsidiariedad como las actitudes personales y sociales generadoras del bien común. En ese sentido, mencionó el orden ético y social y el modelo económico que ha olvidado el principio de los bienes. “Los bienes deben llegar a todos de forma equitativa desde el principio de la caridad (…) El destino universal de los bienes no está dentro del principio del bien común porque está más allá de todos los bienes” y coincidió con el Dr. Pérez Valera en que el bien común remite a la salvaguarda de los derechos fundamentales del ser humano y también en el dinamismo del bien común, pues genera un compromiso y normas de convivencia social, de ahí la importancia de la responsabilidad individual, incluyendo la de los niños pequeños y la de los discapacitados físicos y mentales que tengan condiciones suficientes para tomar decisiones.

Además, hizo mención del Papa Francisco y de su Encíclica Laudato Si para subrayar la importancia y el cuidado del medio ambiente, pues es el proveedor de los beneficios que la sociedad requiere. “El bien común no son acciones, sino interacciones entre las personas”. Para ello señaló las cuatro áreas fundamentales que hay que atender: naturaleza, economía, gobierno y cultura.

Adela Salinas